Plaza de España 11, Calatayud (Zaragoza)

“Calatayud entre dos luces”, no se lo pierdan

“Calatayud entre dos luces”, no se lo pierdan
22/08/2013 Carlos de la Fuente

Pocos años ha, se celebran en nuestra ciudad de Calatayud unas jornadas que realmente merece la pena poner en letras de oro, son las llamadas “Calatayud entre dos luces” que tendrán lugar este año 2013, los días 30 y 31 de agosto y 1 de septiembre. Y dirán ustedes: ¿por qué tanto afán en difundirlas?, pues porque creo que para un enamoradocartel_calatayud_entre_dos_luces_2013 del Casco histórico de Calatayud, ver como sus calles se engalanan de luces, de cultura, de ocio y de visitas es casi un pequeño sueño. Para empezar, una de las primeras cosas que yo destacaría de este recomendable evento, y que me parecen más acertadas, es el sacar partido a nuestras calles más castizas con una iluminación tenue e intimista (muchas veces ayudándose de unas pocas candelas); o el iluminar con focos de color algunos monumentos como la torre inclinada de San Pedro de los Francos. Esto ayuda a crear una atmósfera mágica que nos incita a curiosear, a pasear y a disfrutar por esos rincones en los que pocas veces reparamos; ideal, desde luego, para románticos ávidos de evocaciones. La segunda es el poder recorrer, mediante visitas guiadas organizadas o por libre, muchos de los rincones que el resto del año no encontramos abiertos, como el Oratorio de Nuestra Señora del Buen Parto, o el Palacio de los Herlueta (magníficamente restaurado gracias al interés de sus dueños); o bien otros como el museo de Santa María gracias a la colaboración de la Asociación Torre Albarrana. Poder imaginar, compartir y conocer Calatayud en una tranquila noche de verano, bajo la luz de las estrellas y de unas cuantas velas lo convierte en algo muy apetecible ¿no creen?. Si todo esto lo completamos con música (Conciertos de cuerda, de jazz por el “Ayud Jazz quartet”, baile en nuestra querida Plaza de España, la banda de música de Calatayud, ¡hasta la tuna!)…además de poesía, cuentos e incluso un puesto de observación astronómica, ponemos la nota todavía más

Calatayud entre dos luces

Portada de San Pedro de los Francos

alta. Pero para qué les voy a negar una cosa, si amante soy de la cultura, también lo soy de la gastronomía bilbilitana y la Asociación cultural Escoscao nos pone nuevamente en marcha, para alegrarnos el palmito, con unas buenas viandas regadas con un buen vino, o con una cerveza o refresco, y así poder completar nuestra “Ruta de tapas” particular. Los bares en los que podemos disfrutar de este agasajo son: nuestra querida y recomendada Chocolatería el Bombón, el castizo bar Sevilla o el tradicional La Unión, la posada Arco de San Miguel, en uno de los lugares más evocadores de Calatayud; la hospedería del Pilar de gran antigüedad y belleza; la taberna mediterránea, don bocata y el bodegón para poder conocerlos y marcarlos, como los demás, entre nuestros favoritos. Y ya sabéis, completando nuestra cartulina como buenos sibaritas, hasta podemos ganar un sorteo ¿se puede pedir más?.

Ojalá nuestra ciudad disfrutara más de iniciativas tan fantásticas como ésta, es un acierto por parte de la Asociación Escoscao, desde luego, y del Ayuntamiento de Calatayud. El día que nos demos cuenta del potencial de nuestra historia y de nuestro patrimonio, nuestra ciudad puede ser un referente. Me encantaría ver como la vida vuelve a esas calle solitarias que rumian silencios y escriben sus palabras con abandono, “Calatayud entre dos luces” es un primer paso, y desde luego, dado con tino y tiento.

Podéis descargar el programa en PDF en éste enlace

Comments (2)

  1. Paloma Reino 7 años hace

    Desde luego Carlos, nos tienes comprometidos a los “para románticos ávidos de evocaciones”
    Estoy más liada que la sandalia de un romano, pero cuando pienso en un lugar para hacer una escapada, o para recomendarla, Calatayud es lo primero que se me viene a la mente, porque me tienes enganchada con el blog.
    Creo que con tu blog uno puede ir a Calatayud y tener una experiencia inolvidable.
    Cuando yo era adolescente, ley La Catedral de Blasco Ibañez y, poco después, mis padres organizaron un excursión familiar a Toledo.
    Creo que nunca he disfrutado tanto de una visita turística. Cada rincón de la Catedral: el coro, el claustro de las Claverías, el lugar donde tendría que haber estado la Tarasca, el Cristobalón…
    Luego las calles de Toledo, Zocodover.
    ¡Fíjate qué huella tan profunda, que perdura después de 30 años!

    • Autor

      Paloma, muchísimas gracias por tu comentario. No sólo me ayudas muchísimo con tus propuestas y con “los problemillas” de mi blog, si no que además te animas a leer cada uno de los post. Gracias porque de verdad eres un encanto. Nos seguimos leyendo, y si quieres ir a Calatayud avisa que ahí estaremos con visita guiada gratis. Un saludo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*